sábado, 12 de septiembre de 2015

Stay

Nunca he sido muy bueno escribiendo, en los concursos escolares nunca ganaba, pero siempre me ha maravillado lo que la escritura consigue, y para expresase es maravillosa, y es lo que yo necesito, soltarlo, expresar todo lo que siento, escribirlo, y por eso estoy aquí.

Durante muchos años me costo muchísimo conocer gente,  siempre iba con las mismas personas, eso fue cambiando, llegaron nuevos tiempos, ellos conocieron a nuevas personas y se iban distanciando de las viejas, ellos eran felices, pero como he dicho antes nunca fui muy bueno para conocer gente, eso quiere decir que cuando ellos fueron olvidando su pasado, y pensando en el futuro, yo me quedé anclado al pasado.
Durante casi 2 años de mi vida estuve solo, no tenía a nadie en quien confiar, estaba siempre solo, y cuando conseguía conocer a alguien, me solía cambiar por otro, y si querían algo de mi simplemente era por interés.

Nunca me importó.

Fui una persona a la cual no le importaba tener a alguien, yo mismo era mi amigo, no necesitaba a nadie más, y así fue durante 2 años, hasta que de repente, sin quererlo ni beberlo, conocí a todo el mundo, ellos me saludaban, yo les saludaba, les caía bien -nunca llegaré a comprender porque- conseguí hacerme amigo de mucha gente maravillosa, y eso me llevo a conocer a unas personas maravillosas, las cuales yo las conocía pero ellas a mi no, nunca pensé que iría a su casa, las invitaría a la mía, quedaríamos una tarde para ir a tomar algo, nunca me pidieron nada a cambio, quiero creer que mi amistad era más importante que cualquier beneficio que pudiera llevar conocerme (que no son especialmente muchos), durante un tiempo las llegué a considerar las personas de las cuales más confiaba.

Pero no todo es bonito.

La confianza es algo sumamente importante, algo que te ganas día a día, estando allí en los mejores y los peores momentos de las personas, en los lloros o las alegrías o las penas, cuidando de ellas cuando más lo necesitan, o a la inversa, es algo tan difícil de conseguir y tan fácil de perder, que a veces no te das cuenta de lo fácil que es, y por desgracia es algo que me ha pasado, la he perdido toda de un plumazo.
No puedo decir que no estaba avisado, a mi mismo me ha ocurrido varias veces, lo odiaba, y aún sigo preguntándome como puedo haber hecho tal aberración, me cuesta vivir con ello.
Esas personas saben que yo estaré aquí para lo que necesiten, un hombro donde llorar, una casa donde dormir, una mesa donde comer, pero no estoy seguro de que el sentimiento sea el mismo, no me importa se que nada de esto arreglará esto, pero intentaré estar aquí para cualquier cosa.

PD:
Sé que no ha sido especialmente una entrara muy general, pero necesitaba escribir esto, gracias por leerlo, tened un buen día y hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario